Archivo | Intimaciones RSS for this section

‘el medio que le dicte la prudencia’. Intimaciones a la dispersión V

En esta serie ya larga sobre las fórmulas de intimación a la dispersión se echaba ya en falta la clásica de la Guardia Civil, del reglamento de 1844. Como curiosidad, en la transcripción de la web Archivos de la Guardia Civil dice ‘intimidar’ donde el original dice ‘intimar’. Todo un un lapsus freudiano.

Gaceta de Madrid con el Reglamento de la Guardia Civil, 10 de octubre 1844

Gaceta de Madrid con el Reglamento de la Guardia Civil, 10 de octubre 1844

Leer Más…

Anuncios

El chupinazo – Intimaciones a la dispersión IV

Los policías franceses lo llaman “el ritual chino”. Desde la ley de 1935, antes de usar la fuerza para dispersar una concentración que no sea abiertamente violenta,  las fuerzas de policía deben avisar a los reunidos siguiendo un protocolo muy cerrado:

– ¡En obediencia a la ley: dispersense!
– ¡Primera intimación: se va a hacer uso de la fuerza!
– ¡Segunda y última intimación: se va a hacer uso de la fuerza!

Si la comunicación verbal no es posible, las palabras se sustituyen por el lanzamiento de un cohete rojo. Tras su estallido en el aire, los reunidos se consideran avisados y la policía puede cargar.

Durante el siglo XIX, las intimaciones en Francia debían hacerse acompañadas de un redoble del tambor, o el toque de una corneta. El chupinazo entró en vigor en 1935 y se mantiene vigente, a pesar de las revisiones del código penal. Los manuales de formación de policías y gendarmes contemplan su uso, pero parece que en realidad pocas veces se utiliza.

La falta de arraigo de este ritual chino es tal, que los ciudadanos franceses desconocen que un pum seco seguido de una nube de humo rojo puede significar la inminencia de una carga.

Intimaciones a la dispersión – III

Humor en la Policía Armada, por Valle ('Policía Armada', nº 72, 1978, p.54)

Humor en la Policía Armada, por Ramón Valle (‘Policía Armada’, nº 72, 1978, p.54)

El Riot Act de 1715 – Intimaciones a la dispersión II

Nuestro Señor soberano El Rey ordena y manda a todas las personas reunidas que inmediatamente se dispersen, y se dirijan pacíficamente a sus residencias, o a sus ocupaciones legales, bajo pena de padecer lo contenido en la ley del primer año del Rey Jorge, para la prevención de motines y asambleas tumultuosas. Dios salve al Rey.

Así rezaba la proclama que, desde 1715, se tenía que leer en Gran Bretaña antes de una operación de dispersión de multitudes. Leer Más…

Intimaciones a la dispersión – I

En los tumultos, después que los empleados de policía hagan tres intimaciones, podrán los gendarmes hacer uso de sus armas sin quedar responsables de las consecuencias.

Estaba buscando información sobre la ley de motines prusiana de 1835 que citaba en un post anterior, y todavía sigo en ello. Por el camino he encontrado unas instrucciones de 1832 en el vecino reino de Baviera, publicadas en la Gaceta de Madrid, es decir, el BOE de los últimos años del reinado de Fernando VII. En esta noticia, como en muchas similares, el gobierno español hacía públicas las disposiciones con las que los gobiernos pos-napoleónicos luchaban contra el liberalismo, que había renacido en muchos puntos de Europa con las revoluciones de 1830.

Las instrucciones bávaras indicaban que  antes de usar las armas contra ciudadanos, debían producirse tres intimaciones. Antes de transcribir el texto, dejo aquí la pregunta ¿de donde viene esta técnica? ¿Es el riot act británico de 1715 un antecedente directo, o hay otras filiaciones? Exploraré la historia esta técnica jurídica, las “intimaciones a la dispersión” en otra serie de entradas.

Leer Más…