Archivo | Historia de la policía RSS for this section

La paramilizarizacion de la policia británica

Se han desclasificado documentos sobre la intervención policial en las huelgas mineras británicas de 1983-83. Para leer con atención y jugar a ver las diferencias, tanto en procedimientos como en expectativas por parte de los ciudadanos y los políticos.

Noticia en The Guardian 

El honor y la cachiporra

 

RTGC 1924

En su clásico Orden público y militarismo en la España constitutional, Manuel Ballbé destacaba que la excesiva importancia concedida al honor por parte de la Guardia Civil, durante el siglo XIX, había obstaculizado que esta fuerza se consolidase como una policía cívica y garantizadora de los derechos ciudadanos. Mientras que un policía británico debía conservar completo autodominio y “no permitiendo que ningún lenguaje o amenazas que pudieran usarse les incitara en menor grado” , para la Guardia Civil la cartilla disponía que “El honor ha de ser la principal divisa […] debe por consiguiente conservarlo sin mancha” (p.151).

Atendiendo a lo que algunos publicaban en 1924, parece que el honor también se interponía en la adopción de armamento menos letal que mosquetón y sable:

las armas contundentes, llámense cachiporras, quebrantahuesos o rompecabezas, son siempre odiosas y que su uso en países de carácter hidalgo y caballeresco, como el nuestro, han de causar cierta repugnancia

Revista Técnica de la Guardia Civil, 1924

Nueva historia del Ministerio del Interior Portugués

Recién publicada,

Do Reino a Administracao Interna_Rosto

Almeida, Pedro Tavares de and Sousa, Paulo Silveira e ‘Do Reino à Administração Interna. História de um Ministério (1736-2012)’, (Lisboa: INCM, 2016).

Casi 600 páginas de historia institucional y política. Incluyendo un largo capítulo de un servidor sobre la historia de la policía.

Compren aquí: Detalhe de Produto – INCM

‘el medio que le dicte la prudencia’. Intimaciones a la dispersión V

En esta serie ya larga sobre las fórmulas de intimación a la dispersión se echaba ya en falta la clásica de la Guardia Civil, del reglamento de 1844. Como curiosidad, en la transcripción de la web Archivos de la Guardia Civil dice ‘intimidar’ donde el original dice ‘intimar’. Todo un un lapsus freudiano.

Gaceta de Madrid con el Reglamento de la Guardia Civil, 10 de octubre 1844

Gaceta de Madrid con el Reglamento de la Guardia Civil, 10 de octubre 1844

Leer Más…

El eterno retorno… del camión manguera

Informaban hace unos días de que el nuevo camión manguera del Cuerpo Nacional de Policía peregrina por España, pero que todavía no está claro cuál sería el protocolo de su utilización. El armamento no letal suele parecer una buena idea, pero a cada método antidisturbios es fácil asociarle una imagen problemática – lo que puede en arte explicar la persistencia de estilos nacionales propios de intervención policial. Según Oscar Jaime-Jimenez, los camiones comprados en la transición del 78  no se llegaron a usar, porque su imagen se asociaba a la represión callejera de Pinochet en Chile. Uno acabó en Aranjuez, como mobiliario de un paintball. [Por cierto, al artículo del link cita reflexiones pertinentes de un experto anónimo].

Camion tanque, Blanco y Negro (Madrid) 2 de septiembre de 1934

‘Con este nuevo tanque lanza-chorros se disolverán las manifestaciones sin necesidad de procedimientos más contundentes’ Blanco y Negro (Madrid) 2 de septiembre de 1934

Leer Más…

Portugal hace 40 años. “…no hace falta pegar al pueblo”

Varios amigos se extrañan que no publique nada por el aniversario de la revolución de los Claveles. A falta de nada nuevo que contar, dejo aquí el inicio del capítulo sobre el 25 de Abril de mi libro A Culatazos.

Revolución y democracia: “…no hace falta pegar al pueblo”

El 25 de abril de 1974, una coalición de capitanes derrocaba al gobierno de Marcelo Caetano, en un golpe de Estado incruento. Tras trece años de guerra colonial en tres frentes africanos, los capitanes reconocían que no había salida militar posible y que, ante la inmovilidad del gobierno, la solución política implicaba un cambio de régimen. Durante el mismo día del golpe se desencadenó una entusiasta movilización popular que dio vida a la imagen internacional de la revolución de los claveles, con los soldados aclamados en las calles y una expresión de alegría por la “liberación”. Leer Más…

Desorientados

Me pregunto qué tipo de país protegimos” dice un policía de las fuerzas de asalto ucranianas, ahora disueltas. Cuando la polarización política y la deslegitimación de las instituciones llega a los extremos a los que ha llegado en Ucrania, las intervenciones de la policía para el control de multitudes se alejan cada vez más de una misión general de proteger los derechos de los ciudadanos. En medio de una crisis de régimen, con varios poderes reclamando la legitimidad, más difícil se torna afirmar que la policía está al servicio de la comunidad, y que no es un instrumento de uno de los contendientes por el poder político.
Apetece en este contexto recordar cómo reflexionaban algunos policías españoles en 1930, durante la crisis de la monarquía de Alfonso XIII, seis meses antes de la proclamación de la II República:

“la policía sostiene el orden presente, hasta que el mando cambia de mano, en cuyo momento sostiene el orden que impone el vencedor, que encarna entonces el de la voluntad nacional. […] nada importa que en el choque se llegue a las violencias naturales de las agitaciones colectivas, ni que se derrame sangre […] pero cuando la calma renace, la policía, libre de culpa personal, limpia de pasión y rencores, continúa su actuación abnegada”
“El valor social de la policía”, Policía Española (16/09/1930)

Digno de Lampedusa.

Leer la cartilla

“Te voy a leer la Ley de motines”, [I‘m going to read you the Riot Act] puede decirle un padre anglófono a su hijo rebelde. Esa expresión coloquial se usa para amonestar a alguien, para pedirle que abandone un comportamiento negativo. El uso es próximo al que hacemos español cuando decimos “te voy a leer la cartilla”.

En el mundo anglosajón, un instrumento jurídico para el control del orden público entró en el habla popular. ¿Podría ser que “la cartilla” de “te voy a leer la cartilla” se refiera a la Cartilla del Guardia Civil, ese manual de bolsillo que todos los guardias llevaron encima durante sus rondas y patrullas durante más de medio siglo?

Cartilla del Guardia Civil

Leer Más…

Intimaciones a la dispersión – III

Humor en la Policía Armada, por Valle ('Policía Armada', nº 72, 1978, p.54)

Humor en la Policía Armada, por Ramón Valle (‘Policía Armada’, nº 72, 1978, p.54)

El agua a presión en el mantenimiento del orden

“Siendo que los huelguistas no perturbaban el orden público y sólo deseaban hacer valer sus derechos”, decía en 1903 un par del reino portugués en sede parlamentaria, “fue al menos de mal gusto pretender dispersarlos con el agua de las bombas de incendio”.

Entre abril y junio de 1903 se produjo una gran huelga del sector textil en Oporto que suele considerarse un hito en la historia del movimiento obrero de Portugal. También lo es en la historia de su policía. El gobierno quería controlar el uso de las calles de Oporto y evitar que el centro burgués de la ciudad se viera invadido por la población obrera:

La policía rodeó el centro de la ciudad con una verdadera barrera de guardias, para impedir la llegada de los huelguistas. Todos los puestos de la Guardia Municipal fueron reforzados y en los barrios obreros circulan fuertes patrullas de infantería y caballería, además de la policía (O Mundo 4-6-1903)

Leer Más…