Archive | Hemeroteca RSS for this section

El honor y la cachiporra

 

RTGC 1924

En su clásico Orden público y militarismo en la España constitutional, Manuel Ballbé destacaba que la excesiva importancia concedida al honor por parte de la Guardia Civil, durante el siglo XIX, había obstaculizado que esta fuerza se consolidase como una policía cívica y garantizadora de los derechos ciudadanos. Mientras que un policía británico debía conservar completo autodominio y “no permitiendo que ningún lenguaje o amenazas que pudieran usarse les incitara en menor grado” , para la Guardia Civil la cartilla disponía que “El honor ha de ser la principal divisa […] debe por consiguiente conservarlo sin mancha” (p.151).

Atendiendo a lo que algunos publicaban en 1924, parece que el honor también se interponía en la adopción de armamento menos letal que mosquetón y sable:

las armas contundentes, llámense cachiporras, quebrantahuesos o rompecabezas, son siempre odiosas y que su uso en países de carácter hidalgo y caballeresco, como el nuestro, han de causar cierta repugnancia

Revista Técnica de la Guardia Civil, 1924

El eterno retorno… del camión manguera

Informaban hace unos días de que el nuevo camión manguera del Cuerpo Nacional de Policía peregrina por España, pero que todavía no está claro cuál sería el protocolo de su utilización. El armamento no letal suele parecer una buena idea, pero a cada método antidisturbios es fácil asociarle una imagen problemática – lo que puede en arte explicar la persistencia de estilos nacionales propios de intervención policial. Según Oscar Jaime-Jimenez, los camiones comprados en la transición del 78  no se llegaron a usar, porque su imagen se asociaba a la represión callejera de Pinochet en Chile. Uno acabó en Aranjuez, como mobiliario de un paintball. [Por cierto, al artículo del link cita reflexiones pertinentes de un experto anónimo].

Camion tanque, Blanco y Negro (Madrid) 2 de septiembre de 1934

‘Con este nuevo tanque lanza-chorros se disolverán las manifestaciones sin necesidad de procedimientos más contundentes’ Blanco y Negro (Madrid) 2 de septiembre de 1934

Leer Más…

“…una especie de pelotazo, pero nunca la muerte”

En una entrada anterior veíamos los orígenes del uso de pelotas de goma por las policías españolas. Aunque hasta finales de la década de 1970 no se asentaron en el repertorio represivo, eso no quiere decir que no hubiese reflexiones anteriores. La idea de disparar una munición no letal pero contundente, es decir, sin los peligros de indefensión (para la fuerza pública) que generaban los disparos de fogueo, venía de largo.

Un antecedente de las pelotas de goma entró en los arsenales de varios países durante el primer tercio del siglo XX:  la munición de madera. Leer Más…

Antecedentes del debate antidisturbios: 1931

El Ministro de la Gobernación […] marqués de Hoyos, recibió esta mañana, a los periodistas […] Alguien ha hablado —agregó el ministro— de la conveniencia de que la fuerza pública use el agua para disolver las manifestaciones, y como el Gobierno desea fervientemente no emplear medidas violentas, ahora estamos tratando de adquirir unos tanques con objeto de usar mangas de riego para ver si con este procedimiento y con los gases lacrimógenos conseguimos mantener el orden sin necesidad de emplear procedimientos de más violencia.
El Gobierno está dispuesto a no emplear la fuerza más que en los casos en que sea indispensable. Nosotros queremos dar la máxima libertad. Pretendemos llegar cuanto antes a la normalidad absoluta, pero para ello necesitamos orden, porque sin orden no podemos entendernos. •—¿Y de elecciones?—inquirió un periodista. —A ello vamos, y ya veremos qué pasa […]
La Vanguardia, 28 de marzo de 1931, p.24.

Dos semanas después, Alfonso XIII partía al exilio.