El honor y la cachiporra

 

RTGC 1924

En su clásico Orden público y militarismo en la España constitutional, Manuel Ballbé destacaba que la excesiva importancia concedida al honor por parte de la Guardia Civil, durante el siglo XIX, había obstaculizado que esta fuerza se consolidase como una policía cívica y garantizadora de los derechos ciudadanos. Mientras que un policía británico debía conservar completo autodominio y “no permitiendo que ningún lenguaje o amenazas que pudieran usarse les incitara en menor grado” , para la Guardia Civil la cartilla disponía que “El honor ha de ser la principal divisa […] debe por consiguiente conservarlo sin mancha” (p.151).

Atendiendo a lo que algunos publicaban en 1924, parece que el honor también se interponía en la adopción de armamento menos letal que mosquetón y sable:

las armas contundentes, llámense cachiporras, quebrantahuesos o rompecabezas, son siempre odiosas y que su uso en países de carácter hidalgo y caballeresco, como el nuestro, han de causar cierta repugnancia

Revista Técnica de la Guardia Civil, 1924

Anuncios

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: