Desorientados

Me pregunto qué tipo de país protegimos” dice un policía de las fuerzas de asalto ucranianas, ahora disueltas. Cuando la polarización política y la deslegitimación de las instituciones llega a los extremos a los que ha llegado en Ucrania, las intervenciones de la policía para el control de multitudes se alejan cada vez más de una misión general de proteger los derechos de los ciudadanos. En medio de una crisis de régimen, con varios poderes reclamando la legitimidad, más difícil se torna afirmar que la policía está al servicio de la comunidad, y que no es un instrumento de uno de los contendientes por el poder político.
Apetece en este contexto recordar cómo reflexionaban algunos policías españoles en 1930, durante la crisis de la monarquía de Alfonso XIII, seis meses antes de la proclamación de la II República:

“la policía sostiene el orden presente, hasta que el mando cambia de mano, en cuyo momento sostiene el orden que impone el vencedor, que encarna entonces el de la voluntad nacional. […] nada importa que en el choque se llegue a las violencias naturales de las agitaciones colectivas, ni que se derrame sangre […] pero cuando la calma renace, la policía, libre de culpa personal, limpia de pasión y rencores, continúa su actuación abnegada”
“El valor social de la policía”, Policía Española (16/09/1930)

Digno de Lampedusa.

Anuncios

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: