Los mercenarios suizos y los meandros de la ciudadanía

“Que las tropas suizas presten juramento de que nunca usarán las armas contra los ciudadanos” pedían varios portavoces de la nobleza francesa antes de 1789, “ni siquiera en caso de motín o revuelta”. Durante los siglos XVII y XVIII,  antes de las revoluciones liberales y la soberanía nacional, había sido habitual que las cortes europeas usaran tropa mercenaria extranjera para contener los desórdenes públicos en las capitales. Las guardias valonas en Madrid, los suizos en París.

Monumento en Lucerna a los Guardias Suizos que murieron protegiendo el palacio de las Tullerias de Paris, en agosto de 1792.

Alexis de Tocqueville, en el Antiguo Régimen y la Revolución, notaba que, en vísperas de la revolución, la nobleza mostraba una enorme falta de conciencia sobre los peligros que para ella podría suponer la movilización del pueblo. Durante los meses reformistas previos a la revolución, los privilegiados franceses temían más una reacción represiva del rey, utilizando a los mercenarios suizos, que a la movilización popular:

Parmi la foule des cahiers, je n’en trouve que deux où se montre une certaine appréhension du peuple. Ce qu’on redoute, c’est la prépondérance que doit conserver le pouvoir royal, la cour, comme on l’appelle encore. La faiblesse et la courte durée des états généraux inquiètent. On a peur qu’on ne les violente. La noblesse est particulièrement travaillée de cette crainte. « Les troupes suisses, disent plusieurs de ces cahiers, prêteront le serment de ne jamais porter les armes contre les citoyens, même en cas d’émeute ou de révolte. » Que les états généraux soient libres, et tous les abus seront aisément détruits ; la réforme à faire est immense, mais elle est facile.
Tocqueville, L’Ancien Régime et la révolution, 1856, p.4

Resulta curioso, por otra parte, que entre los siglos XV y XVIII los suizos sirvieran de mercenarios a varias monarquías, mientras que internamente recelaban de cualquier tipo de ejército profesional y confiaban la libertad de su república a un sistema miliciano. Hoy el Vaticano, que es el único Estado que  afirma oficialmente que su “forma de gobierno es la monarquía absoluta” , emplea aún una guardia suiza, mientras que Suiza destaca en Europa por un ejército en el que ni los oficiales ni los soldados son profesionales.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: